10 Cualidades de los empresarios exitosos
Oct03

10 Cualidades de los empresarios exitosos

Disciplinados. Estos individuos se centran en hacer que sus negocios funcionen y eliminan cualquier obstáculo o distracción que se oponga a sus objetivos. Tienen estrategias generales y definen las tácticas para llevarlos a cabo. Son lo suficientemente disciplinado para tomar medidas todos los días con el fin de alcanzar sus metas y objetivos. Confianza. El empresario de este tipo no se hace preguntas acerca de si puede tener éxito o si son dignos del éxito. Tienen la confianza que sus conocimientos harán que sus negocios sean exitosos. Ellos exudan esa confianza en todo lo que hacen. Mente abierta. Los empresarios exitosos se dan cuenta que cada caso y situación es una oportunidad de negocios. Las ideas se generan constantemente en relación al flujo de trabajo y la eficiencia, las habilidades de la gente y el potencial de nuevos negocios. Tienen la capacidad de mirar todo a su alrededor y enfocarse en sus metas. Arranque automático. Los empresarios de éxito saben que si hay que hacer algo, hay que hacerlo inmediatamente. Ellos establecen los parámetros y se aseguran que los proyectos sigan ese camino. Son proactivos y no esperan que alguien les de permiso. Competitivos. Muchas empresas se forman debido a que un emprendedor sabe que puede hacer un trabajo mucho mejor que otros. Los empresarios exitosos tienen que ganar en los deportes que practican y necesitan ganar en los negocios que crean. Un empresario de éxito remarcará su propio registro de éxito cada vez que sea necesario. Creatividad. Una de las facetas de esa creatividad es que son capaces de establecer conexiones entre eventos y situaciones aparentemente no relacionados. Tales empresarios suelen llegar a soluciones que son el resumen de otros asuntos. Determinación. Los empresarios de éxito no se ven frustrados por su derrota. Miran a la derrota como una oportunidad para el éxito. Están decididos a esforzarse por el éxito por lo que tratarán y tratarán hasta conseguirlo. Ellos piensan que no existe nada que no se pueda hacer. Fuertes habilidades con la gente. Tienen fuertes habilidades de comunicación para vender el producto y motivar a sus empleados. Los empresarios más exitosos saben como motivar a sus empleados por lo que sus negocios crecen sin parar. Son muy buenos en poner de relieve los beneficios de cualquier situación y preparan a otros  para el éxito. Una fuerte ética del trabajo. El empresario de éxito con frecuencia será la primera persona en llegar a la oficina y el último en salir. Vienen a la oficina incluso en sus días de descanso para asegurarse de que el resultado cumpla con sus expectativas. Su mente está constantemente en su trabajo, ya sea que estén dentro o fuera del mismo. Pasión. La pasión es el rasgo más importante de un empresario exitoso. Ellos realmente aman su...

Read More
Te compartimos algunas lecciones de grandes empresarios.
Sep29

Te compartimos algunas lecciones de grandes empresarios.

1. Sé tú mismo: Tony Hawk, emprendedor e ícono del skateboarding El momento más ‘humilde’ en los negocios para Tony Hawk ocurrió en una tarea de su hijo en la que le preguntaban en qué trabajaba su padre. Su respuesta: “Nunca he visto trabajar a mi papá”. Para Hawk, esto se debe a que su trabajo es algo que ama. “Encontré esta forma de expresarme en algo que es creativo y atlético”, dice. No me importaba que el skateboarding no fuera algo popular. Me daba una identidad que me diferenciaba de los demás”. 2. No sólo persigas el dinero: Dennis Crowley, fundador de Foursquare Si quieres iniciar una empresa increíble, no la bases en un producto o servicio que crees que es bueno sólo porque te hará ganar dinero. La clave es crear algo que la gente aprenda a no poder vivir sin ello. El dinero sencillamente llegará. “Construimos Foursquare para nosotros y un grupo de 10 amigos. Y resulta que cuando creas cosas que le gustan a 10 de tus amigos, a sus amigos también les gustará y a los amigos de ellos también. Y de pronto tendrás millones de usuarios”, dice Crowley. 3. Trabaja duro: Mark Cuban, millonario tecnológico Una cosa es tener una buena idea de negocios; y otra tener el compromiso y el empuje para venderla exitosamente. Mark Cuban, emprendedor tecnológico multimillonario y dueño del equipo de basquetbol Dallas Mavericks, dice que los dueños de negocios deben estar listos para trabajar y moverse rápidamente. “No se trata del dinero o de las conexiones, sino de la voluntad de esforzarse y adelantarse a los demás cuando se trata de tu negocio”, dice Cuban. 4. Contrata a un equipo excepcional: Bill Gates, fundador de Microsoft Sí, Bill Gates es un genio tecnológico. Pero cuando arrancó Microsoft, una de sus prioridades fue crear un equipo de gente talentosa. Trabajar con gente inteligente y apasionada que funciona bien junta puede ayudarte a alcanzar tus metas más rápido. “Ser capaz de reunir a personas diferentes con las que era divertido trabajar y pensar cómo conseguir que esas personas, con esas habilidades, trabajaran bien juntas fue uno de los retos más grandes”, dijo Gates en una entrevista en 2005. 5. Encuentra al ‘editor’ de tu idea: David Karp, fundador de Tumblr Incluso los emprendedores increíbles a veces necesitan rebotar sus grandes ideas a alguien en quien confían. Para David Karp, el popular sitio de blogging Tumblr era su visión. En los comienzos contrató a Marco Arment como jefe de desarrollo para que le ayudara con la programación y codificación, pero Karp muchas veces lo usó como un pizarrón parlante. “Seguido funcionaba como un editor de ideas”, dice Arment. “David llegaba...

Read More
4 pasos para crear un plan de trabajo efectivo.
Sep27

4 pasos para crear un plan de trabajo efectivo.

Un plan de trabajo es un documento que nos brinda información específica acerca de los pasos que tendremos que dar para desarrollar un proyecto. Incluye aspectos como: quién trabajará en qué tareas, la forma de realización de las mismas, tiempos y calendarios de inicio y fin; entre muchos otros detalles. El plan de trabajo es una herramienta muy útil que te permitirá administrar y planificar los cimientos y desarrollo de algún proyecto que quieras o estés empezando. Conoce a continuación 4 sencillos pasos para crear un plan de trabajo efectivo y exitoso: Paso 1: El primer paso es crear un plano general de todo el proceso, en el cual deberán quedar sentadas de manera clara las bases sobre las cuales se sustentará e resto del proyecto. Esto incluye las metas, recursos disponibles, material adicional que se requerirá en las distintas etapas, división de responsabilidades, gastos, etc. Paso 2: El siguiente paso consiste en darle formato a tu plan de trabajo. Conforme te acomode mejor, puedes hacerlo a manera de tabla, aunque también puede ser un cuadro o una gráfica. El objetivo es resumir los distintos puntos del proyecto de forma conjunta, y de esta manera buscar optimizar cada paso que se de. Paso 3: El plan tiene que ser realista. También tiene que ser sencillo de leer, pues es un documento que podría compartirles entre los miembros involucrados en el proyecto. Paso 4:  Piensa en el plan de trabajo como el mapa del tesoro de un pirata. No olvides el plan una vez que todo esté en marcha. De vez en cuando revísalo y revisa si tus objetivos se están cumpliendo al ritmo esperado, para que puedas girar el timón de ser necesario.  CNN...

Read More
Descubre la Importancia del trabajo en equipo.
Sep19

Descubre la Importancia del trabajo en equipo.

Trabajar en equipo puede ser un verdadero placer o un auténtico suplicio. Todo depende de los diferentes miembros que compongan el grupo. Existen ciertas cualidades que convierten a una persona en un jugador de equipo y otras que dificultan este tipo de trabajo. Aprender a detectar estas características es crucial para formar un equipo productivo. Hoy queremos recomendarte un lectura imprescindible en la que puedes ampliar todos estos conceptos y, sobre todo, mejorar las relaciones que existen en la actualidad en los equipos que gestionas. Nos referimos a: Las cinco disfunciones de un equipo, por Patrick Lencioni. Un texto que analiza cuáles son las situaciones en las que se da el conflicto y te permite obtener las claves para identificar las actitudes individuales que podrían fomentarlo y cuáles son idóneas para el trabajo.   Confían unos en otros La confianza es fundamental para poder presumir de tener buenos equipos de trabajo. Lo contrario, la desconfianza, solo genera que unos y otros estén atentos al trabajo de los demás porque no se fían de que vaya a estar terminado a tiempo ni de la manera correcta. Esto hace perder un montón de tiempo y energía, además de evitar que se logre un buen trabajo. Gestionan bien el conflicto Evitar el conflicto es cosa de los individuos particulares. Si la mayoría de ellos no quieren entrar en él, no hay conflicto. El conflicto bien gestionado puede ser positivo para mejorar las ideas. Para que así sea debemos enfocarlo de la manera correcta y acompañarlo de una actitud claramente enfocada a su resolución. Se debe a toda costa evitar el enzarzamiento y hay que procurar siempre entender al otro, aunque no se comparta su punto de vista. Se comprometen con decisiones y planes de acción Las decisiones que se toman en un buen equipo de trabajo se mantienen. Lo hacen hasta tal punto que ninguno de los miembros tendrá otra prioridad si se antepone a los plazos y planes previamente fijados. Todos quieren contribuir a tener ese buen ambiente de trabajo y ninguno quiere ser la causa de que las cosas vayan mal. La confianza, la actitud positiva y el entendimiento ayudan a fomentar esta actitud. Se responsabilizan mutuamente por el cumplimiento de esos planes Si algo sale bien o mal, todos tienen la culpa o se llevan los méritos. Un buen equipo de trabajo no permite que alguno de sus miembros se sienta culpable de forma individual sino todo lo contrario. Al fin y al cabo, el proyecto final es de todos. En este sentido hay que eliminar aquellas actitudes que buscan siempre eludir responsabilidades y crear equipos con individuos realmente...

Read More
10 consejos para presentar un proyecto
Jun29

10 consejos para presentar un proyecto

1. Explicar el proyecto. Hay que transmitir al posible inversor las características principales del proyecto en pocas palabras, de forma directa y concreta. Que quede muy claro el modelo de negocio. 2. Experiencia e inquietudes Debe presentar de manera concisa su experiencia personal, sus necesidades, sus ambiciones laborales, etc. En definitiva, definir quién es. Los inversores no solo quieren números, sino que también es muy importante conocer a la persona a la que vamos a apoyar. 3. Objetivos Un punto clave, definir el motivo por el que se quiere lanzar el proyecto, los objetivos y las necesidades. En este sentido, el inversor debe saber lo que se requiere de él. 4. No es un ‘business plan’ Es solo un sumario, un resumen, no hace falta detallar cada aspecto. Hay que llamar la atención, y ya se profundizará en futuras reuniones. 5. Pocas ideas pero de impacto Solo hay que desglosar los elementos fundamentales del proyecto. Hay que destacar una serie de puntos que identifiquen la oportunidad que supone apostar por el negocio. 6. Definir el público objetivo Hay que mostrar con claridad cuál es el mercado al que se dirige el proyecto. En este punto hay que demostrar que se conoce el sector en el que se desea entrar, los competidores, y el lugar que vamos a ocupar en dicho contexto. 7. Entusiasmo No se puede convencer al interlocutor si no percibe pasión en el proyecto. Hay que demostrar que se cree en él, y que se le dedica todo el tiempo y el esfuerzo. 8. Estar preparado Hay que conocer de arriba abajo el proyecto, para saber responder a cualquier pregunta que haga el posible inversor. Por ello, hay que conocer también las debilidades del proyecto y tener respuestas y soluciones preparadas. 9. Concisión Hay que evitar dispersarse en las explicaciones. El propio concepto lo define: “lo que se tarda en hacer un trayecto en ascensor”. Debe ser un discurso breve, preciso, conciso y sin adornos. 10. Reunión posterior El objetivo es lograr una reunión posterior para seguir avanzando en la posible inversión. El objetivo no es tanto vender, sino despertar el interés del inversor, que quiera saber...

Read More
La importancia de un buen clima laboral.
Jun24

La importancia de un buen clima laboral.

El primer mecanismo para mejorar el ambiente laboral es conocer realmente la situación en la empresa. La herramienta más habitual para medir el ambiente laboral es a través de encuestas a los empleados, que deben ser de forma anónima y deben combinar preguntas abiertas y cerradas, y hacer un barrido por los aspectos fundamentales del trabajo del empleado. Dentro de esta medición se suele contar con la fase de diseño, la comunicación, la propia realización de la encuesta y el análisis y comunicación de resultados. Tal y como destaca la empresa de trabajo temporal Randstad, el entorno laboral es uno de los pocos escenarios en los que la persona apenas tiene capacidad de decisión. Al contrario que en su ámbito privado, el profesional no puede elegir ni sus compañeros, ni sus jefes ni el estilo de dirección de la compañía. Y la actual situación del mercado laboral actual no invita a un cambio de empleo, lo que provoca que el ambiente laboral empeore. Para la ETT, existe una clara relación entre la motivación de los empleados y los resultados de la empresa. Mejorar el clima laboral en una organización impacta directamente sobre la productividad de las personas. Un buen clima puede ayudar a aumentar el rendimiento de la empresa e influye positivamente en el comportamiento de los trabajadores, ya que hace que éstos se sientan identificados e integrados en la estructura de la organización. Por este motivo, propone que para las organizaciones es necesario crear un clima laboral adecuado, puesto que producirá una mejora de la productividad a largo plazo, mayor rendimiento del trabajo realizado y menor absentismo. De hecho, para los empleados el ambiente laboral es un factor determinante en su empleo, de ahí que aquellas empresas que no lo cuiden se arriesgan a una fuga de talento.  ...

Read More
Escuchar, Conectar, Comunicar
Apr18

Escuchar, Conectar, Comunicar

Imagínate que has preparado minuciosamente una ponencia. Conoces a la perfección el tema, has ensayado varias veces, e incluso has trabajado  tu lenguaje corporal. Una vez en escena, sin embargo, percibes que tu audiencia no siente el menor entusiasmo por lo que les estás contando. ¿Qué ha fallado? Lo más probable, es que por muy bien que te sepas tu discurso, y por muchas veces que hayas ensayado tus gestos, tu público sienta que estás fingiendo. ¿El motivo? Lo que sucede es que cuando ensayamos elementos aislados del lenguaje corporal, al ponerlos en escena, estos aparecen ligeramente después de las palabras a las que acompañan. Aunque el desfase es mínimo, el público advierte que algo no encaja. En las conversaciones cotidianas, el lenguaje corporal se revela  antes que las palabras. El destacado experto en comunicación Nick Morgan, sugiere que en lugar de ensayar tu lenguaje corporal deliberadamente, te concentres en cuatro puntos: mantente abierto a tu audiencia, conecta con ella, demuestra pasión por lo que estás diciendo y nunca dejes de escuchar. Al ensayar de este modo, conseguirás expresar tus ideas de manera natural y tus gestos acompañarán a tus palabras en el escenario, aportándote la credibilidad que necesitas para legitimar tu discurso, e incluso convencer a tu audiencia. Vamos a verlos uno a uno. Mantente abierto a tu audiencia Para mejorar tu grado de apertura respecto a tu audiencia, un método que ofrece muy buenos resultados es el de imaginar cómo sería presentar tu ponencia ante alguien con quien te sintieras completamente seguro. Ya sea un amigo/a, tu novia/o, tu mujer/marido o tus hijos, si los tienes. Presta atención a todo lo que sientes. Este es el estado emocional en el que quieres estar cuando te toque hablar. Este estado facilita tu expresividad y la fluidez de tu lenguaje corporal. La cadencia de tus palabras, tus sonrisas, tus gestos y tu presencia transmitirán confianza y autenticidad. Conecta con tu audiencia A medida que vayas practicando tu charla, piensa en cómo seducir a tu público. Imagínate que estás delante de un niño pequeño al que conoces bien, pero que no te está haciendo ni caso. Tu objetivo es captar y mantener su atención. Y sabes que no vale cualquier cosa. En situaciones como esta, no hay estrategias que valgan. Simplemente intentarás hacer lo que consideres natural y apropiado. Cosas como aumentar el volumen, o la intensidad de tu voz, acercarte…  De manera que sobre las tablas, estos comportamientos sucederán naturalmente y en el momento preciso. Demuestra pasión por lo que estás contando Mientras que ensayas, pregúntate qué aspectos del tema que estás tratando te apasionan más: ¿Qué está en juego?...

Read More